Un Niño Fenomenal

17/09/2015

Los meteorólogos anuncian lluvias fuertes en la región durante el verano. Este pronóstico es la repercusión de un fenómeno que se inicia en las costas de Perú y Ecuador. Qué debemos esperar de El Niño y cómo tomar medidas preventivas.

Oscar Monjelat es Meteorólogo y director del grupo Cazatormentas del Sur. En su computadora nos muestra gráficos que se actualizan a tiempo real con imágenes de las estaciones meteorológicas y los radares de nuestra región. Mucha información se entiende de manera intuitiva, en qué parte hay más o menos nubes, donde hay probabilidad de precipitación. Pero los pronósticos dependen de una infinidad de factores y para entender por qué las lluvias fuertes ya empezaron a tener lugar en nuestro país fuimos en busca de un especialista.


Del Pacífico al Litoral


El recalentamiento de las aguas superficiales del Océano Pacífico en las costas de Perú y Ecuador producen la acumulación de un vapor de agua mayor de lo normal. Ese vapor atraviesa la Cordillera de los Andes, avanza por las selvas de Brasil y es arrastrada hacia nuestra región por el viento norte. Este viento trae vapor de agua y calor, condiciones ideales para la formación de la famosa Cumulus Nimbus, el tipo de nube que produce rayos, truenos y granizo, aunque es necesaria una corriente de aire frío para que aumente el riesgo de tormenta. En el Sur y el Norte de Entre Ríos, en Misiones y en Buenos Aires las tormentas fuertes ya empezaron a manifestarse.

“La zona del litoral es una de las más castigadas en cuanto a fenómenos meteorológicos cuando está El Niño presente”, explica Monjelat,“hay que prever el tema de que se desarrollen muchas tormentas con muchas descargas eléctricas, está aumentada la probabilidad de granizo y lluvias intensas que pueden causar inundaciones. Todo eso está producido por un fenómeno que está a cinco mil kilómetros de distancia.”
¿Cuándo llueve?


“Nuestra región no es fácil para los pronósticos. La cordillera es una barrera natural que tiende a hacer ascender burbujas de aire muy frio que llegan rápidamente al centro del país y por ahí son detectadas recién cuando los fenómenos ya están desarrollándose”, explica Monjelat. “En este caso hay que destacar la pobreza de información que tiene la Argentina. Un Servicio Meteorológico Nacional que cada vez tiene menos estaciones, menos gente capacitada y le da muchas más información a Capital y Gran Buenos Aires y el resto del país está desprotegido.”

En nuestra región el Servicio Meteorólico Nacional tiene dos estaciones meteorológicas, una en Venado Tuerto y la otra en Rosario y también hay dos radares, uno en Pergamino y el otro en Paraná. Oscar Monjelat considera que una distancia de 200 km entre una estación y otra es demasiada y que la falta de radares también dificulta el proceder de los meteorólogos de esa dependencia. Esto hace que muchas veces se acuda a la información de radares de Chile y de Brasil. La falta de precisión hace que en el último tiempo se estén emitiendo constantemente alertas que nunca se concretan, esto genera preocupación porque la población empieza a descreer y no toma las medidas de precaución necesarias.

Antes de la tormenta


En Santa Fe, el Gobierno ya empezó a coordinar acciones de prevención ante la amenaza de tormentas fuertes y en cortos períodos de tiempo. El Comité Operativo de Emergencia Hídrica se ha reunido en las 5 regiones de la provincia para tomar medidas pertinentes. Desde la Secretaría de Protección Civil anunciaron que llevan a cabo una campaña informativa y que han realizado trabajos de apertura y mejoramiento de canales para el escurrimiento del agua.
Cazadores de Tormentas del Sur

Este grupo especializado en meteorología severa y cambios planetarios trabaja a partir de su sitio web ofreciendo de manera voluntaria un servicio meteorológico basado en estaciones automáticas ubicadas en numerosas localidades de la provincia, la región y el país. Además, desde este espacio se brindan cursos teórico-prácticos que brindan una formación básica en meteorología y en el reconocimiento de nubes.

Ciencia

Leave a Reply