Rosario también sangra poesía

27/09/2016

A pocas semanas de la marcha por la inseguridad que sacudió a la ciudad, cuarenta poetas, diecisiete países, incontables lecturas, cuatro talleres y cien editoriales fueron los protagonistas del 24º Festival Internacional de Poesía en la ciudad de Rosario. 

El domingo en la Feria de Editores, Oroño y el Rió.

 

¨Rosario es peligrosa, pero también es poesía¨ afirma Juliana Giménez, una de las cuarenta poetas invitadas al festival que comenzó el lunes 19 de Septiembre y tuvo su cierre el domingo 25.  Escritores de Alemania, China, Chile, Bolivia, Cuba, Uruguay –entre otros- se apropiaron por unos días de la ciudad a orillas del Paraná para dar vida a la poesía.

 ¨Rosario es peligrosa, pero también es poesía¨

A cargo de la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad, el festival tomó lugar en varios centros culturales de la ciudad, como la Facultad de humanidades y artes, la Biblioteca Argentina, el C.C Roberto Fontanarrosa, la Plataforma Lavardén -entre otros-. En estos espacios se dieron lecturas de poetas, talleres y una feria editorial con ochenta pequeñas editoriales que sólo publican poesía. Un nuevo record de convocatoria para este festival que atravesó su vez numero 24 en la ciudad.

El coronel en Rosario sí tiene quien le lea.

En el marco de una ciudad afligida e indignada por las muertes que causa la desigualdad social, la actualización de la poesía ¨nos ayuda a pensar¨, nos cuenta Juliana Giménez, escritora. ¨Se pone a flor de piel el sentir, el escuchar, y de repente estoy llorando con algo que me movió, en el medio de una lectura¨.

Un domingo perfecto para disfrutar de la lectura al aire libre

Juliana nació en Caballito, Buenos Aires y hace ocho años que viene a Rosario para el festival. ¨Somos muchos los que venimos siempre, todas partes del país y del mundo, hay un encuentro súper interesante, un intercambio maravilloso, todos quieren leer, quieren escuchar ¨.  El coronel aquí tendría aquí, por lo menos, quien le lea. Quizás así no hubiese sido tan terrible nunca recibir esa carta. Porque en la actualización de la palabra pasan cosas nuevas, cada lectura es distinta, es el contexto el que determina lo que allí sucede. Sobre esto, Lucas Oliveira nos cuenta:

¨Lo que tiene este festival en relación a otros, que ya lo están copiando, es que se hace la lectura en una institución (con micrófono, cámara, silencio, etc.) , pero a la noche conseguimos un bar y leen los mismos autores. Entonces es otro clima, se festeja mucho mas, pero también es difícil ganarse el silencio, entonces suceden cosas muy interesantes.  Veo al autor de otra manera, entiendo su obra de otra manera cuando está leyendo desinhibido¨.  Lucas es dueño de Funesiana, una pequeña editorial de poesía con cede en Buenos Aires, y hace seis años que viene al festival.

¨Rosario es una ciudad que tiene mucha poesía muy buena, es conocida en 
todo el país como un lugar donde nacen, viven y mueren muchos poetas¨

Cuando le preguntamos sobre la ciudad, Juliana, nos cuenta ¨Cuando uno está acá se pone un poco en tela de juicio esto que se escucha de que Rosario es oscuridad, es inseguridad,  va a salir todo mal, vas a ir desde Chile o China para ser robado. Y de repente ves esto, y te das cuenta que no es todo tan así. Rosario es una ciudad que tiene mucha poesía muy buena, es conocida en todo el país como un lugar donde nacen, viven y mueren muchos poetas, entonces estar acá haciendo poesía y que salgan estas cosas es muy interesante¨.

Un nuevo record: más de 100 editoriales de poesía. 

El festival llegó a los números más altos en convocatoria: 100 editoriales de todo el país vinieron a la ciudad para vender libros, acompañar a sus autores e intercambiar ideas. ¨Mucha gente viene porque la poesía editorial es chiquita, se sabe que acá se consigue. Entonces la gente viene a la feria a comprar libros. Mirá lo hermoso que es esto¨, nos dice Lucas mientras señala la Feria Editorial del domingo en el Boulevard Oroño, al lado de la que se hace allí todas las semanas. La Feria editorial tomó lugar en el CC Fontanarosa, los días Jueves 24, Viernes 25, Sábado 26 y al aire libre en la Feria de Boulevard el último día, domingo 27.

 La Feria tuvo una gran convocatoria, cientos de personas pasaron para comprar su libro. 

Hace algunos años el festival se volvió mas selectivo, y ya no invitan a librerías, sino editoriales que publican autores que vienen al festival. También se encuentran editoriales que trabajan únicamente con poesía. Hay sólo algunas grandes, que tienen empleados, pero la mayoría están compuestas por una o dos personas que encuentran en esto su pasión. Personas que hablan de su trabajo con entusiasmo y gratitud, que esperan todo el año para llegar acá: ¨Nosotros no venimos tanto para vender, yo quiero ver los libros que hay, quiero conocer autores, conocer rosarinos, quiero saber como distribuyen y como compran el papel, como imprimen. Hay una cosa que va creciendo: me desafía, me provoca, me estimula.¨. Nos cuenta Lucas, y sigue: ¨ A veces falla la promoción o el espacio, pero siempre hay cosas para mejorar. Lo que tiene de bueno la gente que organiza la Feria es que se junta al final y dice ¿bueno que mejoramos para el año que viene?¨

Los amantes de la poesía disfrutaron el domingo de la Feria Editorial al aire libre.

Lucas cuenta que cuando empezó, hace 6 años atrás, le decían que el festival era un lugar de viejos, que tenía siempre lo mismos autores. En estos últimos años la Secretaría de Cultura y Educación decidió apostar al festival y cambió la propuesta estética, desde el logo hasta la página web, en la que se pueden encontrar archivos de años anteriores, biografías, videos; etc. Toda la información necesaria en relación al festival se puede consultar en http://www.fipr.com.ar

Es una semana en la que Rosario transpira poesía. En una ciudad como la nuestra, atravesada por una crisis de inseguridad que sacude las intituciones, la palabra desde lo institucional puede venir a salvar. Al menos, por esta semana, Rosario sangró poesía.

 

 

, , , , Cultura

Leave a Reply