Mercado Retro: 10 años trabajando

01/11/2012

El Mercado Retro “La Huella” cumple 10 años de historia. Y por eso nos acercamos a hablar con uno de los fundadores y sostenes de la feria que nació como una propuesta cultural y se convirtió en un sustento económico para familias sacudidas por la crisis del 2001.

Juan Pablo Marconi, feriante fundador y actual director del Mercado, fue uno de los que hizo posible el proyecto económico-cultural para la ciudad de Rosario. El 2001 había pegado fuerte y nuestra ciudad no se escapaba del sismo. Cuando el proyecto presentado por Dante Taparelli ante la Secretaría de Cultura había sido aprobado, desde la cartera anunciaron que no había presupuesto para costear los gacebos y los tablones.

Fue allí donde intervino Marconi, quien propuso que cada uno de los feriantes, 186 en total en esa época, costeara los gastos de cada puesto para poder generar fuentes de trabajo. Algunos se opusieron firmemente, pero con el pasar de los días se dieron cuenta que era la única salida y así fue. Un supermercado se comprometió con la causa y consiguió el total de los gacebos necesarios, enviándolos a la Estación Rosario Norte directamente y haciendo un descuento del 20% gracias a la compra en cantidad.

Consiguieron puertas viejas, bases para la carpa caseras con cemento y tachos viejos, manteles para comer y arrancó nomás en el año 2002. Al poco tiempo, fue un éxito. Cortaban la calle Wheelright y empezó a dar réditos económicos. Sin embargo, muchos no reinvirtieron en mercadería y fueron abandonando el Mercado Retro.

Fue bajando la cantidad de feriantes, de manera considerable. Marconi expresó: “La economía del país fue mejorando, pero los feriantes no reinvertían en mercadería. Yo había dejado la dirección de la feria por cuestiones de salud, y no se trataron más este tipo de inconvenientes. Cuando retomé, ya era tarde y nos habían ubicado en la plaza. No se cortaba más la calle y llegamos a ser 14 puestos solamente”.

Inclusive, agregó: “A muchos les fue muy bien, y en vez de continuar decidieron invertir en grandes locales y abandonar la feria. Creo que fue un error estratégico ya que muchos de ellos cerraron esos locales porque el negocio era otro”.

“Ahora retomé la dirección hace 4 años, y volvimos a crecer con un trabajo duro y paulatino. Somos más de 80 y todos los días se acercan a preguntarme cómo deben hacer para poner un puesto. Es una alegría inmensa porque muchas familias rosarinas viven de esto”, insistió Marconi.

Hay un problema más: la inseguridad. Escuchemos a Marconi acerca de este flagelo en el Mercado Retro:

Taparelli no hizo más que imitar lo que se había hecho bien en otras partes del mundo. En Madrid o en París. Inclusive se había en Buenos Aires con la Feria de San Telmo que tiene 50 años. Y acá en Rosario cumplió con las expectativas.

Más allá de los vaivenes en la masividad, hoy en 2012 hay familias, como la de Marconi, que hace más de 10 años que viven de esto, han crecido en el rubro de las antigüedades y han logrado en la feria un modo distinto de vivir. Para ellos, no hay domingos ni feriados.

 

, , Economía

Leave a Reply