La vacuna del VPH: evolución, riesgos y aplicación en Argentina.

01/10/2015

La aplicación de Cervarix y Gardasil, las dos vacunas profilácticas contra el VPH que se encuentran en el mercado, busca reducir en un 70% los casos de Cáncer de Cuello de útero en la población. La aplicación de la vacuna preventiva y el control ginecológico anual deberían erradicar este cáncer en la población mundial. El avance científico, las controversias, las recomendaciones y el desarrollo de nuevos métodos de control y prevención. El caso de Argentina.

El virus del VPH tiene más de 40 cepas diferentes de las cuales solo 15 son consideradas de “alto riesgo”. Esto quiere decir que podrían producir lesiones en el cuello del útero que, si no son controladas periódicamente, son potenciales productoras de cáncer. Aunque el cáncer de cuello de útero es el más frecuente, el VPH también puede producir cáncer de vagina, de ano y de pene. La toma de muestra de la mucosa vaginal para el estudio del Papanicolau es hasta hoy el método más efectivo y temprano para detectar infecciones provocadas por este virus, sin embargo, la implementación de las vacunas profilácticas significan un avance científico muy importante en la lucha contra estos tipos de cánceres.

Cervarix, la bivalente 

Previene las infecciones 16 y 18 provocadas por el VPH, que causan el 70% de los casos de cáncer cervical. La vacuna fue desarrollada, en paralelo, por investigadores del Centro Médico Universitario de Georgetown

Formó parte del calendario de vacunación argentino desde su inicio en 2011 y hasta el 2013 cuando se la reemplazó por el Gardasil, ya que incluía la protección contra dos cepas más., la Universidad de Rochester, la Universidad de Queensland en Australia, y el Instituto Nacional de Cáncer Estadounidense.

La vacuna está contraindicada para personas alérgicas al látex.

Gardasil, la cuadrivalente 

Protege contra las cepas 6, 11, 16 Y 18, por lo cual, además de proteger contra las cepas más cancerosas,  se aumenta la prevención a las dos cepas que provocan el 90% de las verrugas genitales.

La Federation of Drugs and Food (FDA) aprobó la colocación en mujeres y hombres durante la adolescencia, antes del inicio de las relaciones sexuales. Sin embargo, en nuestro país, la Asociación Nacional de Medicamentos y Tecnología de Argentina (A.N.M.A.T)  solo aprobó la aplicación en mujeres.

El Ministerio de Salud de la Nación incluyó en el Calendario Nacional de Vacunación la aplicación obligatoria y gratuita de Gardasil en niñas de 11 años. Si bien la vacuna está aprobada para ser colocada hasta los 26 años, no se sabe exactamente cuál es la cobertura que ofrece luego del inicio de las relaciones sexuales y del probable contacto con alguna de las cepas del VPH. El límite de la edad se debe a que el desarrollo de anticuerpos se disminuye con el crecimiento.

Gardasil está contraindicada en personas con alergia a las levaduras.

 

Entrevista a la ginecóloga Diana Polito

 

¿Existen avances más recientes en la prevención de infecciones producidas por el virus del VPH?

Existe una nueva vacuna que todavía no está en funcionamiento, que protege contra 9 variedades de VPH. Es la Gardasil 9. La vacuna ya fue aprobada en Estados Unidos para hombres y mujeres hasta los 26 años, posiblemente dentro de un tiempo ya se adopte acá en Argentina. Además, ya está desarrollado el test de VPH que permitirá obtener resultados similares a los del Papanicolaou pero de manera más rápida y económica, lo que facilitará la cobertura a mujeres que no tienen una óptima atención de salud.

Hay denuncias de mujeres que dicen haber sufrido problemas de salud tras la aplicación de la vacuna, ¿Se tiene registro de efectos colaterales?

Está contraindicada en mujeres embarazadas. No porque se sepa que produce alguna malformación o algún problema sino porque no se ha estudiado. Por eso existe un teléfono del Ministerio de Salud al que se deben comunicar las mujeres que no sabían que estaban embarazadas cuando fueron vacunadas, para estudiar esos casos.

Con respecto a otras denuncias,  al principio, cuando se empezó a colocar la vacuna se informó acerca de muchos desmayos post-colocación de la vacuna. Ahí se descubrió, por ejemplo, que en Inglaterra, ponían a todas las chicas en fila y empezaban a vacunar a una tras otra, entonces una se descomponía y se daba un efecto de contagio. Cuando se empezó a vacunar de forma singular se vio que la vacuna en realidad no produce más desmayo que cualquier otra vacuna. También en las redes sociales apareció una denuncia de una mujer que decía que su hija había tenido una parálisis después de la vacuna, también de una muerte súbita, pero no hay pruebas significativas de que se haya dado a partir de la colocación de la vacuna. No hay ninguna enfermedad severa asociada a la colocación de la vacuna.”

, , Ciencia

Leave a Reply