El funcionamiento de las concesiones

25/10/2012

La modalidad de concesiones de espacios públicos a sectores privados ha ido aumentando estos años. Cómo funcionan y cuáles se vienen.

Río Mío ha sido la última concesión que La Municipalidad inauguró este año. Junto a la heladería de Bv Oroño y Av Belgrano, es la atracción gastronómica más novedosa.

 

Las concesiones que otorga la municipalidad de la ciudad de Rosario han sido la estrategia de progreso más efectiva que se ha desarrollado en los últimos años, en especial para los parques y paseos de la ciudad. Estos espacios, con el Estado como locador y un sector privado como locatario, se licitan en cantidad año a año en la ciudad. Para el año 2013 la municipalidad de Rosario ya tiene entregado en concesión el futuro bar del Anfiteatro del Parque Urquiza. Una obra que incluirá nuevos accesos, boletería, un bar totalmente nuevo y un espacio verde renovado en toda el área del teatro.

Eduardo Masera, arquitecto y consultor de obras de la municipalidad, explicó el mecanismo de concesión: “Las concesiones permiten que el municipio tenga facultades para que, en lugar de que ella tenga que hacer una obra pública, derivarla a un privado para que él la concesione, la construya, pero liberando un espacio para uso público”. Usando como ejemplo el emprendimiento más nuevo que involucraron al estado y al sector privado en este 2012, Río Mío, ubicado en el nuevo Parque de las Colectividades, Masera detalló el proceso y detalles de una concesión: “La licitación que se hizo para ese espacio contuvo un parque y un bar. Los ganadores invirtieron dos millones y medio de pesos en el espacio verde, y luego un millón doscientos mil pesos en el bar”. La virtud que tiene la municipalidad de este “negocio de alquiler” es que la totalidad del proyecto es a costa del sector privado, que se ocupa de llevarlo adelante y mantenerlo, y el beneficio de la empresa que lo realiza es el de tener la explotación del negocio durante un lapso de 15 años.

A diferencia de sus competidores, la empresa que obtuvo la concesión de lo que ahora es Río Mío ofreció más espacio verde libre para uso público, una variedad de plantas y especies forestales inusuales y, como obliga la municipalidad, baños públicos más grandes. Además presentaron un sector del parque destinado al deporte y los juegos para niños y discapacitados.

Pero para llegar a este punto de la licitación, las empresas deben responder a una cierta cantidad de requerimientos excluyentes:

Según el Arquitecto Masera “es un sistema en el que gana la municipalidad y el sector privado”, ya que al Estado le conviene que un privado emplace la inversión que debiera hacer la municipalidad porque ahorra ese dinero y puede invertirlo en otras obras, mientras que el privado tiene el beneficio particular de poder explotarlo a su modo durante un periodo muy grande de tiempo y con la ventaja de un canon locativo fijo: “No es lo mismo renovar un bar en el centro, con todos los costos que eso implica, abonando además un alquiler que aumenta, y que dentro de dos o tres años no se sepa si se podrá seguir en ese espacio”.

Economía

Leave a Reply