Atilio Borón: “Tenemos que decirnos, cada vez con más fuerza, que este sistema es inviable”

16/09/2016

Atilio Borón en el Congreso Nacional e Internacional sobre Democracia

En el marco del XII Congreso Nacional y V Internacional sobre Democracia,   el politólogo y sociólogo Atilio Borón, se hizo presente, el pasado miércoles, en la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, para reflexionar acerca del sistema capitalista, la Universidad, el  rol de los intelectuales en la academia y brindar a la audiencia un análisis del panorama político actual de América Latina.

 Al iniciar la conferencia, Atilio Boron agradeció la invitación e hizo una mención especial a las Madres de Plaza 25 de mayo presentes: “Sin ellas hoy no estaríamos acá. Por eso quiero expresarles todo nuestro amor, gratitud, nuestra deuda política e intelectual para con ellas”, expresó. Luego recordó que en 2018 se cumplen 100 años de la Reforma Universitaria, y señaló que “llegó el tiempo en el que tenemos que tener una segunda Reforma, una revolución universitaria, por lo menos en el campo de las Humanidades y las Ciencias Sociales. Por aquella batalla, contra el saber convencional, contra los dogmas, en este caso, los dogmas presuntamente científicos”.

El politólogo destacó que “es necesario luchar contra la ortodoxia en el mundo de las Ciencias Sociales”. Expresó: “Yo creo que la Universidad debería formar, por lo menos en el ámbito de las Humanidades y las Ciencias Sociales, intelectuales políticos públicos: necesitamos de los otros”, y agregó que hay que dar esa batalla, tratando de que la Universidad forme intelectuales que “tengan osadía para enfrentar saberes convencionales, para enfrentar este mundo  que en verdad merece ser cuestionado, merece ser cambiado, necesita ser cambiado”.

 

El rol de los intelectuales y la Universidad.

 Sin dejar de referirse al rol fundamental de la Universidad para el cambio social, le dio mucha importancia a la interdisciplinariedad, mencionando autores como Max Weber y Karl Marx. Señaló que hay que ir contra el “conocimiento fragmentado” generado por la división de carreras y disciplinas. Acentuó la necesidad de que se trasciendan los límites disciplinarios en el campo de las Ciencias Sociales.

Afirmó que los intelectuales públicos que debe formar la Universidad tienen que ser críticos, salir de las paredes de la academia, ser la voz de los “sin voz”, de los oprimidos, débiles e ignorados. Destacó que deben hablar y escribir de modo que sean entendidos por el común de la gente, no solo por otros intelectuales. Habló de una “deformación académica” y se mencionó la principal tarea de estos intelectuales: “Poner en descubierto, sobre todo, que las democracias, en todo el mundo, se han ido desvirtuando, convirtiéndose cada vez más en plutocracias y hay que salir a denunciar eso a los gritos”.

“Realmente, en este momento, hablar de democracia, inclusive en el mundo desarrollado, es casi un exceso de lenguaje”, declaró Borón, y se refirió a Chile: “Después de 40 años de una economía de mercado, lo que queda es una gran concentración de la riqueza con un nivel de injusticia social que cada vez es mayor, en una democracia y  se supone que la democracia que se precie de ese nombre tiene que acortar la diferencia entre pobres y ricos”.

Respecto al panorama latinoamericano, hizo hincapié en la inviabilidad del sistema capitalista: “Tenemos que cambiar el sistema, y tenemos que decirnos, cada vez con más fuerza, que el sistema es inviable. Que, a la larga, condena a la especie humana”; “El capitalismo es un sistema histórico, y como todo sistema tiene un origen, un desarrollo, un auge, decadencia y muerte. Será reemplazado por otro sistema, y en no mucho tiempo”, declaró.

 “Debemos acabar con los derechos humanos que se convirtieron en mercancías. La oligarquía argentina, en el año 1880, consideraba a la educación como un derecho. Ahora, de repente, volvimos un siglo y medio para atrás, y ponemos en discusión aquello que era evidente”, declaró.

En relación a la situación en Argentina, se refirió a la década kirchnerista y opinó que los planes para erradicar la pobreza quedaron “a mitad de camino”, y designó a la corrupción como un “problema endémico en este país”. También destacó la importancia de “evitar el blanco/negro”.

Llegando al final, el politólogo destacó la importancia de que la Universidad sea un “verdadero foco de debate”, e hizo una apreciación personal recordando su paso por Harvard y el escaso lugar que se le daba al debate: “Me fui muy a la izquierda, y ahí me quedaré”, afirmó.

, , , Política

Leave a Reply